THE WORLD es el único crucero residencial del mundo. El barco, diseñado por los noruegos Petter Yran y Bjørn Storbraaten y con un coste estimado de 300 millones de euros que realizó su viaje inaugural en 2002,en su primer itinerario, desde el estallido de la pandemia, diseñado por los pasajeros, que a su vez son los propietarios de las residencias del yate más exclusivo y grande del planeta, han incluido la capital de la Costa del Sol, constatando que sigue siendo un enclave imprescindible de un programa de viaje que pasará por cien puertos y que comenzó el pasado mes de julio por las islas griegas y Chipre, pasando por Croacia y visitando antiguos puertos mediterráneos en Italia y Francia.


Los casi 200 selectos pasajeros que se han sumado a esta vuelta a los mares, y que permanecerán una media de tres o cuatro meses a bordo, visitarán también un gran parte del mundo.


El atractivo cultural de la costa del sol es la clave para que este buque, dotado con 165 residencias de lujo en formato desde estudios a viviendas de tres dormitorios o gran suite con hasta seis habitaciones, vuelva a hacer la excepción de permanecer tres días en el Puerto de Málaga, algo que este barco ya ha realizado en otras ocasiones y que considera unos atraques excepcionales reservados para destinos con «gran atractivo cultural», precisan en la web de la empresa, con sede en Miami.


Los pasajeros que llegan a la capital de la Costa del Sol no han comprado un viaje de una semana o quince días por alta mar. Para viajar en este barco tienen que formar parte de la comunidad de propietarios de este crucero, Para ello hay lista de espera y eso que la adquisición de uno de los apartamentos cuesta entre uno y más de seis millones de euros, excluidos los costes de viaje, manutención y mantenimiento, o entre mil y cuatro mil euros diarios por alquiler.
Los propietarios de este barco, de 196 metros de eslora y con 165 residencias de lujo distribuidas en doce cubiertas, proceden de veinte países diferentes y son los encargados de consensuar cada año unos singulares itinerarios, con el objetivo de dar la vuelta al mundo cada dos o tres años.


Estos ricos pasajeros vuelven para seguir admirando la costa del sol y disfrutar de ella que brilla por su sol , encanto, magia, y lujo !